Escuela de Primavera NUMIES se realiza con éxito en Pucón

La escuela de Primavera NUMIES se realizó los días 28 y 29 de Septiembre de 2017 en la sede de la Universidad de la Frontera de Pucón. Contamos con la participación de 25 personas, entre estudiantes, activistas, académicos y profesionales.
A continuación una pequeña reseña de la experiencia escrita por Martín Fonck, quien participó de la escuela.
“La escuela Numies en la ciudad de Pucón fue una gran experiencia de aprendizaje y encuentro entre personas de diversas disciplinas, contextos y trayectorias. Tener la posibilidad de compartir ideas y conversar dos días, nos permitió bajar la velocidad y generar una atmósfera de intimidad muy estimulante y fructífera. Me voy con ciertas interrogantes y las ganas por seguir indagando en interacciones entre energía y sociedad.

Quizás una de las propuestas que destaco es la idea de cambiar el predominio del foco técnico cuando pensamos en las soluciones energética, dando paso a las preguntas que nos provocan sus desafíos.
En este punto, me gustó que la salida a terreno haya sido a escuela rural que calefacciona sus duchas con energía fotovoltaica. Desde aquí fue posible abrir paso a las preguntas que energía nos provoca a pensar: ¿A qué escala queremos las soluciones energéticas? ¿Es posible pensar en una soberanía energética? ¿Esto debe venir desde las propias comunidades? ¿Cómo relacionarse con otras instituciones? ¿Cómo pensar nuevas instituciones desde la creatividad y la colaboración? ¿Desde que prácticas de cuidado? ¿Como desarrollar una educación ambiental a partir de la busqueda de soluciones energéticas? ¿Cómo dejar la ilusión moderna de lo terminado y pasar a soluciones abierta a los procesos ecológicos en constante cambio?
La pregunta por la energía antes que plantear un solución racional abre una serie de debates que vuelven necesario pensar soluciones energéticas desde contextos, ontologías, mundos y formas de pensamiento situadas en contextos particulares. Es por esto que me parece central la creatividad. Principalmente desde lo situado, desde los afectos es posible pensar involucraciones éticas y hacer cargo de los desafíos desde encuentros directos y cotidianos.
Es necesario pensar nuevas formas de instituciones, de colectividad ¿Pero como formarlos? ¿Con qué fines en el centro? En esto emerge como central la necesidad de no terner una respuesta apriori. Ver la apertura como una condición de posibilidad. Justamente esto vuelve relevanta pensar los futuros desde prácticas involucradas y específicas. Convivir desde el cuidado, buscando hacerse cargo desde diferentes formatos, aparatos técnicos y formas de colectividad.”